lun. Oct 18th, 2021

Reseña: Iron Maiden – «Senjutsu»

En los últimos años hemos visto cómo la legendaria banda de Heavy Metal Iron Maiden ha ido ampliando su período entre lanzamientos de álbumes de larga duración, haciendo que cada lanzamiento de la banda se convierta en un suceso por varias razones que comprenden múltiples giras alrededor del mundo, el tratamiento de Bruce Dickinson contra el cáncer (Del cual afortunadamente salió victorioso) y la pandemia del COVID-19 que prolongó aún más el lanzamiento de un álbum sucesor de The Book Of Souls. 

Con todos estos antecedentes llegamos al lanzamiento de Senjutsu, álbum que fue grabado en 2019 y lanzado en 2021. Consta de 10 canciones que extienden la duración total del álbum a un total de 1 hora con 21 minutos, el cual ha sabido despertar diversas pasiones entre gran parte de los seguidores más acérrimos de la banda y marcando una clara línea divisoria: O lo amas o lo odias. 

Este álbum inicia de inmediato con «Senjutsu», canción que da título al álbum y se presenta como introducción, siguiendo con el paso que dejó The Book Of Souls en este aspecto. Riffs muy bien logrados a lo largo de la canción con acertados solos y melodías que crean un gran ambiente haciendo la duración de esta pista muy llevadera. 

De inmediato la percusión Nicko McBrain cobra mayor fuerza para dar paso a «Stratego», segundo single promocional de este álbum que de inmediato da las primeras pinceladas de la clásica Doncella que tanto queremos. Directos al grano, con galopes en bajo/guitarras y coros épicos acompañados de un prominente teclado que da algunos aires de la época del grandioso Seventh Son Of A Seventh Son. 

Continuamos luego con «The Writing On The Wall», canción que fue el primer single de la banda en más de 5 años tras su anterior álbum The Book Of Souls, por lo cual en su momento de publicación este single tuvo un golpe de efecto notable, ya que al ser el regreso de Iron Maiden con una canción en teoría «Distinta» funcionó muy bien presentando una buena estructura de guitarras, capitalizada por el solo de guitarra y un videoclip animado lleno de referencias a anteriores álbumes que apelan a la nostalgia de los fanáticos más acérrimos de la banda. 

Con «Lost In A Lost World» se abre el camino de una serie de canciones en Senjutsu donde Iron Maiden da rienda suelta a su faceta más progresiva. Iniciando lentamente con guitarras acústicas y una interpretación emotiva de Bruce Dickinson para luego ir ganando fuerza cuando entran las guitarras eléctricas y la canción «Despega». En esta fase la canción no se ve muy favorecida por el sonido de la voz de Dickinson que en momentos puntuales se llega a sentir un poco procesada en estudio, sin embargo esto luego desaparece paulatinamente a medida que la canción va avanzando. Canción que toma muchos elementos prestados de lo ya visto en The Final Frontier, más exactamente en la canción «When The Wild Wind Blows». Por lo cual Iron Maiden deslumbra muy poco por más que los solos de guitarra estén bien elaborados. Eso sí, la estrofa final en esta pista por parte de Bruce Dickinson es arte puro. 

Al llegar a «Days Of Future Past» nos encontramos con una canción más directa que su pista antecesora, pero en cierta forma no resulta demasiado memorable. Sin embargo el solo de guitarra presentado aquí es una verdadera delicia en cuanto a melodía y ejecución que en parte salva esta canción de caer de cabeza hacia el olvido y el aburrimiento. 

«The Time Machine» supone el cierre del primer disco de este álbum e inicia con un un pequeño intro envolvente que va creciendo guiada por teclados que una vez más vuelven a ser muy prominentes, llegando a una excelente sección de galopes y melodías de cuerdas marca «Iron Maiden» que le da un giro interesante a esta canción ciertamente impredecible que aunque resulta ser experimental mantiene la identidad sonora de Iron Maiden que tanto conocemos y disfrutamos. 

Empezamos el segundo capítulo de este álbum con «Darkest Hour», canción que inicia con un hermoso punteo en guitarra y aunque es la clásica e infaltable balada de Iron Maiden resulta ser muy fresca, agregando más dinamismo y pasajes sonoros a este álbum. Muy seguramente Iron Maiden logrará traducir esto a una audiencia en directo al agregar esta canción a sus repertorios en un eventual tour promocional del álbum, lo cual sinceramente no estaría nada mal considerando que esta canción tiene quizá el mejor solo de guitarra del álbum. 

Seguimos con «Death Of The Celts», que inicia con intro acústico que se va extendiendo por casi 4 minutos (De cierta manera algo innecesaria) con una que otra variación y una interpretación de Bruce Dickinson que se limita un poco a seguir la exacta tónica marcada por las guitarras. Sin embargo, la canción despega totalmente y toca una vez más esa vena del Seventh Son Of A Seventh Son con hermosas y acertadas melodías de guitarra que te ponen una sonrisa en el rostro. Sin embargo, aunque las mismas tienen su propia identidad recuerdan mucho a los mejores pasajes de «Infinite Dreams», destacando especialmente la magistral ejecución de don Steve Harris quien sigue demostrando por qué es uno de los mayores referentes del bajo en la historia del Heavy Metal. 

«The Parchment» supone la pista de mayor duración de Senjutsu, la cual continúa mostrando la faceta experimental de Iron Maiden con melodías de guitarra envolventes e hipnóticas que se mezclan perfectamente con la gran interpretación vocal de Bruce Dickinson que hace que los 12 minutos de duración sean de total agrado y placer en esta canción, la cual es a su vez un viaje instrumental que va tomando grandes giros cuando menos se espera. 

Llegando al final del disco nos encontramos una suave y armoniosa introducción que con sutiles melodías nos da un adelanto de lo que está por venir con «Hell On Earth», canción que cuando la batería marca el inicio y las guitarras distorsionadas entran a todo galope te hacen sonreír y decir: «Esto es Iron Maiden». 

«Hell On Earth» no sólo representa la última canción de este viaje llamado «Senjutsu», sino también la mejor canción del álbum. Presentando todos los elementos que reflejan la grandeza musical de la banda; Grandes riffs, melodías épicas, una emotiva interpretación de Bruce Dickinson, el performance impecable de Steve Harris en el bajo y épicos solos que redondean un cierre con broche de oro para este álbum. 

Al momento de su publicación Senjutsu sigue causando reacciones muy divididas entre los fans más leales de Iron Maiden. Aunque unos lo amen y otros lo odien, lo cierto es que no se puede negar que aunque dista tanto de ser un disco perfecto como de ser uno de los mejores trabajos de la banda (Seamos sinceros, nada va a tocar la saga álbumes de los 80’s), existe una gran calidad detrás de este álbum que se ha visto reflejada en sus ventas. Significando un rotundo éxito comercial para la banda, liderando listas de ventas en formato físico y pasando por encima de grandes actos líderes del Pop como Kanye West y Drake, elevando una vez más la bandera del Heavy Metal por todo lo alto. 

Ante lo que parece ser el ocaso de la carrera de uno de los máximos referentes de la historia del Heavy Metal, lanzamientos como el de Senjutsu merecen ser celebrados por la comunidad metalera sin importar las opiniones con respecto al disco como tal. Ya que demuestran que las bandas clásicas como Iron Maiden aún tienen la capacidad de lanzar discos de notable calidad que pueden izarse en lo más alto del mundo de la música, a la vez que abre la puerta a nuevas generaciones de comenzar a apreciar el legado de la bestia, un legado que ya vuela tan alto como el sol. 

Calificación: 8.5/10

Facebook Comments

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *