lun. Jul 13th, 2020

Resurgiendo entre el fuego: Reseña Firewind – ‘Firewind’

Después de tres años desde su último lanzamiento discográfico titulado Immortals y con un notable cambio en su alineación los griegos Firewind resurgen nuevamente, esta vez con su homónimo noveno álbum de estudio.

Además del notorio cambio de formación, en el cual destaca la inclusión del vocalista alemán Herbie Langhans y la salida del teclista Bob Katsionis (Quién también hacía la labor de guitarrista rítmico), también se hace notable cierto cambio de dirección sonora donde se deja de lado la épica complejidad característica del Power Metal de su álbum anterior y esta vez se opta por un sonido un poco más orientado al Heavy Metal de la mano del fenómeno de la guitarra Gus G, su líder y único miembro original junto con Johan Nunez en la batería y Petros Christodoulidis en el bajo.

La dirección Heavy Metal de este trabajo se siente desde el intro épico y explosivo de Gus G en «Welcome To The Empire» donde se hace saber de entrada que en este álbum van a predominar los riffs de guitarra, grandes solos y memorables coros por parte del nuevo vocalista Herbie Langhans, continuando rápidamente con «Devour» que capitaliza el rebote del golpe inicial de la canción de inicio donde se emplean algunos de los riffs más aplastantes del álbum.

Al ser Gus G el único integrante original de Firewind, se puede evidenciar un control total sobre las riendas musicales de la banda, ya que algunas canciones ya sea para bien o para mal se llegan a sentir como si fueran pensadas para su proyecto solista, como es el caso de «Rising Fire» que también fue lanzada como single pero dista de ser una de las canciones más memorables del álbum en cuanto a composición ya que se ve eclipsada por canciones melódicamente mejor elaboradas como «Break Away», donde el trabajo vocal de Herbie Langhans se confabula magistralmente con los grandes riffs y solos de Gus G en una canción muy pegajosa que atrapa y cautiva al instante.

«Orbital Sunrise» continúa con la dirección Heavy propuesta por la banda con una gran y épica ejecución con otro coro glorioso del vocalista Langhans amparado por el buen trabajo de teclados de Gus G, quien regresa a los teclados de la banda por primera vez desde el emblemático Burning Earth. Desempeñando esta labor de manera acertada pero eso sí, guardando las dimensiones con las grandes interpretaciones que lograba presentar Bob Katsionis.

Llega la balada obligatoria del álbum con «Longing To Know You» donde lo más memorable termina siendo el solo de Gus y la interpretación de Langhans, quien imprime un gran sentimiento en su limpia interpretación donde brillan las hermosas melodías de teclado junto al arpegio base de la canción.

Con «Perfect Stranger» se continúa con la dirección Heavy pero un tanto más moderna que de nuevo parece de un álbum solista de Gus G, pero sin embargo tiene transiciones de ritmo interesantes con teclados que adornan algunos pasajes de la canción previo al solo que ya a esta altura está demás decir que es impecable tratándose de uno de los guitarristas Top de la actualidad como lo es Gus.

Luego aparece «Overdrive», canción con un destacable trabajo de teclados de Gus G que junto con toda la estructura dan un aire a Arena Rock clásico con onda un tanto 80’s y seguramente está pensada para poner a todos los asistentes a corear masivamente en sus presentaciones en directo.

«All My Life» presenta otra poderosa exhibición tanto vocal del vocalista Hernie Langhans como técnica de Gus G donde una vez más despliega grandes solos en guitarra y en teclados.

Casi llegando al final llega «Space Cowboy» donde la banda presenta una estructura con riffs relativamente básicos pero que funcionan de maravilla mientras son acompañados por los solos de Gus que en esta ocasión toman un sentido más melódico pero a la hora del solo principal Gus despliega todo su virtuosismo, lo que también encontramos al finalizar este trabajo con «Kill The Pain», canción muy Speed Metal donde Johan Nunez hace un destacable trabajo en la percusión con veloces tempos y a la vez es una verdadera cátedra de guitarra de Gus G donde cierra este álbum de manera acertada y magistral.

Aunque dista de la complejidad y parafernalia dignas del Power Metal presentadas por álbumes anteriores, Firewind con este álbum logra un gran trabajo que despeja las dudas derivadas del cambio de formación. A la vez que funciona perfectamente como álbum de Heavy Metal donde a pesar de que hay canciones más interesantes que otras, en general presentan un interesante balance de matices entre sonidos clásicos y modernos que encajan muy bien en un mismo álbum que genera expectativa sobre el futuro de la banda y cómo se trasladarán estas nuevas canciones a las interpretaciones en directo.

Calificación: 8.0/10

Facebook Comments

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *