jue. Ago 6th, 2020

QUEEN: Nadie volvió a ocupar el trono de la reina (II)

Siguiendo la tónica estética de aquellos años, los integrantes vestían con túnicas amplias y extravagantes. El apartado visual y decorativo era liderado por Mercury, en donde ponía de manifiesto su pasado como modisto y creativo  en el Ealing Art College de Londres.

En palabras de Roger Taylor, Freddie jugaba a ser andrógino, “en parte porque le gustaba, y además estaba de moda en los 70”. Cabe destacar que por estas indumentarias fueron criticados con cierta cotidianidad y dureza  por la prensa local.

Para el compositor británico y amigo de la banda, Elton John, sus colegas eran genuinos y esa fue la clave de su éxito inicial. Todo el mundo reconocería la pulcritud de los solos de May, la consistencia de la batería de Taylor, la virtuosa voz de Mercury y la sobriedad del bajo de Deacon; todo encajaba con los coros celebérrimos, las armonías vocales y el variado repertorio entre géneros. Otro rasgo distintivo era la ambigüedad musical entre temas más integrados con fines comerciales,  aunque sublimes (Another one Bites the Dust oRadio Ga Ga) y otra variedad de temas alejados de la mercadotecnia y cercanos a lo apocalíptico (Bohemian Rhapsody o Innuendo).

Tras A day at the races (1976)The News of The World (1977),  y Jazz (1978), la popularidad de la banda crecía exponencialmente, mientras,   la vida privada de Mercury era un enigma en muchos aspectos, de manera especial cuando se convirtió en un fenómeno mundial. Su círculo era muy estrecho y huía de la prensa;  tampoco le gustaba compartir la ‘otra vida’ que lo atormentaba: el secreto de su bixesualidad. Su ex mujer, Mary Austin, comentó en una ocasión que su esposo siempre estaba ‘ocultando algo’ y que creía que el hecho de mentirse así mismo lo perjudicaba.

Freddie y Mary vivieron juntos hasta la época del gran éxito Bohemian Rhapsody (1974), el agente personal de Mercury, Peter Freestone, confesó en una entrevista que el cantante, después de la ruptura con su mujer, le había comprado un apartamento de lujo en la zona de Stafford Terrace, justo debajo de una propiedad de Mercury  “con el fin de tenerla siempre cerca”. Mary Austin fue la única mujer que amó. El resto de su vida amorosa, a partir de ese momento, ya fue ocupada por hombres.

El éxito y exceso vinieron de la mano. La banda a finales de los 80 estaba fuera de control y todos pensaron en abandonar.Famosos por organizar fiestas decadentes en lujosas mansiones londinenses. Cuentan que de esas noches obscenas y  psicodélicas surge una de las historias más rocambolescas del rock en términos de sexo, bacanal y desenfreno.

Freddie Mercury, que asumió ser el  maestro de ceremonias, organizó en el Fairmont Hotel de Nueva Orleans una fiesta descomunal con motivo de la presentación de su disco Jazz durante La Noche de Halloween de 1978En la recepción del hotel, en una escena pintoresca típica del cine de Almodóvar, enanos hermafroditas desnudos portarían bandejas con cocaína en la base de su cabeza y recibirían a los cientos de asistentes, entre los que se encontraban actores y estrellas del rock. Esa noche fue conocida como Sábado Noche en Sodoma. Leyenda urbana convertida en real, corroborada mediante un reportaje (Queen Fiestas Salvajes) por la prestigiosa publicación Rolling Stone Magazine. Sobre esos años Brian May explica que esas andanzas casi los destruye a todos,  “fuimos lo más grande del mundo en un momento determinado y todo lo que eso implica te provoca un desorden mental a algún nivel” .

Facebook Comments

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *