vie. Nov 27th, 2020

QUEEN: Nadie volvió a ocupar el trono de la reina (I)

Al principio se llamaron Smile, pero con la llegada de  Freddy Mercury cambió el nombre y la dinámica. La banda estaba conformada por el guitarrista Brian May, un astrofísico que comenzaba estudios de doctorado en el Imperial College de Londres. Desde pequeño diseñaba guitarras eléctricas totalmente funcionales que construía después de recolectar diversos materiales reciclados junto a su padre, Harold May.  Roger Taylor era el batería, un joven dentista con aspecto de Don Juan en versión época victoriana; y John Deacon, que era el típico bajista secundario, tímido, introvertido, sin embargo muy carismático. Daba la sensación de que este músico con cara de pasmarote no decía una palabra más alta que la otra. El líder era Freddie Mercury, nacido Farrouk Bulsara,  era un inmigrante de padres persas,  venido de la Isla de Zanzíbar (un protectorado británico en África 1913-1963), para cursar sus estudios relacionados con la moda y el diseño gráfico. De Fred, como le llamaban sus amigos, dos aspectos fascinaron al grupo, la voz de tenor y la personalidad como proactivo artista variopinto.  

La personalidad de Freeddie Mercury

Freddie Mercury se definía como una persona de extremos e inestable, pudiendo ser vulnerable como un bebé a la par que implacable y pétreo como un muro de hormigón. Carecía de término medio, era reservado en su vida personal, sin embargo, extrovertido y provocador como artista.

Cuando estudiaba dibujo en Londres tenía una habilidad única para realizar bosquejos de famosos artistas como Paul McCartney y Elizabeth Taylor, aunque sin duda su obsesión más significativa fue la de retratar, en multitud de bocetos,  al guitarrista zurdo de Seattle Jimi Hendrix. Mick Rock, un fotógrafo de escena rock conocido como ‘El hombre que filmó los setenta’, explicaba que Freddie era el integrante más apasionado de la banda y que todos tenían voz y voto pero que él era el jefe.

Queen en el contexto musical de la época

El rock en la década de 1970 no era un jardín virgen de creatividad y talento, sino un bosque sembrado de virtuosas bandas clásicas de estilos muy variados como Rolling Stones, The Who, Led Zeppelin, Deep Purple y toda la escena de rock progresivo británica de la época. En ese contexto musical, destacar y trascender no era empresa sencilla. Sin embargo,  La banda británica Queen se mantuvo más de dos décadas en la cúspide, deleitó al mundo con legendarias actuaciones en vivo y produjo trabajos de estudio de enorme factura técnica y artística.

Con este plantel crearon su primer álbum Queen (1970), un imperfecto trabajo que se convirtió en un bonito comienzo para una carrera repleta de esplendor. A nivel artístico, destaca su diversidad musical, hasta tal punto que este disco supuso un problema catalogarlo en un género específico. El poder de Keep yourself alive en 1973 produjo que Roy Thomas Baker, productor discográfico nacido en el famoso área de artistas de Camden, invirtiera en ellos más de lo que en su momento se había invertido en The Beatles y los Rolling Stones juntos. La apuesta era clara.  Al año siguiente, la mágica melodía- sonando con un fondo de rock duro- de Killer Queen (1974) ya es considerada como el tema que unifica el estilo de banda y construye los cimientos del grupo con personalidad propia en la época y cuna del furor del punk.

Facebook Comments

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *